Para más información: +34 975.368.024

Actividades

Detalle de actividades que se pueden hacer en la zona.
El Burgo de Osma

El Burgo de Osma

Conjunto histórico-Artístico, El Burgo de Osma despliega uno de los mas nutridos legados de la provincia. La porticada calle mayor brinda el primer encontronazo con arte y arquitectura.

Una plaza salpicada de terrazas abre a la izquierda la perspectiva del ayuntamiento. A la derecha, el hospital barroco de San Agustín acoge la oficina de turismo y un centro cultura. Vamos, entre soportales castellanos y edificios nobles, a desembocar a una hermosa plaza irregular formada por casas porticadas, fuente y muralla.

Presidiéndola, la catedral se entretiene en una exquisita fusión románica, gótica, barroca y neoclásica. Entre en la serenidad de su claustro gótico tardío, donde aun se reconocen restos románicos. Acérquese al sepulcro gótico y policromo del santo fundador. En el museo disfrutará de cantorales, códices, incunables y orfebrería y objetos sacros de todo la provincia. Espera el retablo mayor de Juan de Juni y Picardo, el Beato de Osma, miniado en el siglo XI, la escalinata renacentista, las tallas románicas y góticas, los caprichos vidriados de la luz… tras este tiempo en claroscuros, salga y llegues a la puerta de San Miguel, el convento del carmen, el parque que despierta con mas de cuarenta  especies vegetales. Más allá, donde el Ucero y el Abión se besan, el barrio de las tenerias recibe con memorias de aljama judía…. Y camine.

El génesis histórico de el burgo de osma lo da Uxama, la ciudad celtibero-romana asentada sobre un castro en el cerro defendido por el ucero. Arévaca como Numancia y Tiermes e igual de importante que ambas, la población ha dado al museo Numantino mosaicos, cerámica, monedas, esculturas y artesanía, además de conservar in situ restos de construcciones. Más tarde y mas allá, la cartografía espacio-temporal se traslada a una colina antigua, donde el castillo de Osma escruta el horizonte. Abajo, un puente de piedra sobre la hoz del Ucero pone una nota restaurada junto a la Torre del agua y la iglesia de Santa Cristina, cuyo cuerpo incorrupto descansa en el altar mayor. Que no le engañe al viajero la modesta arquitectura de adobe y bodega de la vieja Osma. Destacado emplazamiento en la edad Media, la ciudad alzo muralla y tuvo burgo, el mismo en el que, recién inaugurado el siglo XII, San Pedro de Osma levantara un templo románico sobre los restos de un monasterio visigodo. Era la primera piedra de una villa que, crecida al amparo de báculos y mitras, llegará a convertirse en sede episcopal de la provincia, villa prieta en patrimonio y una de las mas importantes localidades del desarrollo soriano.